¿Cómo viajar en avión con tus hijos?

Para los padres, en ocasiones ir desde el punto de partida al destino puede ser un reto difícil de conseguir. Si tenemos en cuenta que este vuelo sea uno de larga distancia, el problema puede agravarse mucho más.

Muchos piensan que lo ideal sería viajar con una niñera personal, esto no es una opción real para la mayoría. En su lugar, a los padres sólo les queda descubrir formas de entretener a sus hijos durante horas y prevenir las malas miradas de los pasajeros.

1. Elige aerolíneas y aeropuertos adaptados a los niños

Como la mayoría de los padres saben, no todas las compañías aéreas son ideales para viajar con los más pequeños. Por ello, antes de coger ningún viaje o vuelo, asegúrate que tanto la aerolínea- cómo los aeropuertos están adaptados para tus hijos.

2. Planificar el viaje con aperitivos preparados

Los niños tienen sus propios hábitos alimenticios y muchas veces pueden tener hambre si no comen lo que se sirve a bordo. Los padres deben empacar meriendas altas en proteínas para que siempre tengan algo para comer. Llevar algo que sabes que a tu hijo le gusta hace que sea más fácil tener un viaje relajado por delante y se convierte especialmente útil cuando despiertas en otro país con jet-lag y tienes hambre y no hay servicio de habitaciones las 24 horas.

3. Con equipaje de mano para tu hijo

La mayoría de los niños van a querer llevar todos y cada uno de sus juguetes en su viaje, por lo que es importante reducir el tamaño, sobre todo porque, como padre, tendrás la tarea de mantener control sobre todo. Deja que los niños preparen su propio equipaje de mano haciéndoles saber que hay un límite.

4. Embarca temprano

Cuando escuches el anuncio de embarque, esas son tus palabras mágicas para hacer un descanso. Utiliza los pocos minutos extra para conseguir que todo esté listo y puedas notificar tus necesidades específicas con tu asistente de vuelo antes del embarque general.

5. Aliviar el dolor de oído debido a la presión

Cuando el avión despega, muchos niños experimentan un dolor de oído debido al aumento de la presión de aire. La mayoría de los padres piensan que los tapones para los oídos van a resolver el problema, pero recomendamos algo más.

Pregunta al asistente de vuelo si tiene un poco de agua tibia , un pañuelo de papel, y una taza.

Coloca el tejido húmedo en la taza y luego sobre la oreja, ya que el vapor liberará la presión y aliviará el dolor.

6. Anticiparse a cualquier contratiempo

Es interesante llevar baberos adicionales para evitar tener que dar a su bebé un nuevo cambio de ropa. Los baberos, son fáciles de lavar y transportar, por lo que te ahorrará espacio y te salvará de cualquier rabieta. De igual manera, no olvides tener a mano toallitas y pañales.

7. La distracción es la clave

Mientras que una película funciona para vuelos más cortos, mantener a los niños entretenidos durante más de 15 horas no es tarea fácil. La distracción es esencial para mantener a los más pequeños ocupados, una de nuestras actividades favoritas es enseñarles a hacer origami, que es grande para niños de todas las edades y requiere poca preparación y el papel es fácilmente accesible en cualquier vuelo.

8. Ayuda a que duerman

Mientras que algunos niños se duermen casi inmediatamente en los aviones, para otros puede ser más difícil. Por ello, es importante llevar un conjunto de pijamas cómodos, así como cualquier animal de peluche favorito o mantas para hacer que los niños se sientan cómodos si se ponen nostálgicos o asustados

Es importante ayudar a dormir a sus hijos a pesar de que se cambie la zona horaria, ya que permitir que su hijo duerma evitará el mal humor y disminuirá el jet lag.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.